Desde la antigüedad, los seres humanos se han preocupado mucho por qué significado podían tener esas imágenes que se les aparecían al dormir.

La historia de la interpretación de los sueños es mucho más antigua de lo que la mayoría de personas creen. Sus inicios se remontan hasta prácticamente el año 4000 aC, tal y cómo se ha podido comprobar en algunas tablas de la época. Uno de los primeros documentos escritos de los que tenemos constancia que haga referencia a éste tema (además de ser de los más famosos) es un resto de la antigua Babilonia. En el mismo, un tal Gilgamesh tenía un sueño sobre un hacha que caía del cielo.

A continuación, haremos un breve repaso de la historia de la interpretación de los sueños:

  • En épocas prehistóricas, les resultaba difícil diferenciar entre lo real y lo onírico, por lo que muchas veces confundían lo que realmente habían vivido y lo que no.
  • Más adelante, se atribuyó a los sueños un carácter religioso. Hablamos de los tiempos de la Grecia clásica y de los romanos. Ellos pensaban que los sueños eran utilizados por los dioses para enviar mensajes. Además, las personas enfermas eran trasladadas a una especie de templos en los que un sacerdote intentaría descifrar sus dolencias mediante el análisis de los sueños, que consideraban cómo pistas.
    En Egipto también había sacerdotes dedicados al análisis de los sueños. Se llegó a considerar que tenían poderes divinos. Algunos sueños quedaron registrados en jeroglíficos.
    Es más curioso pensar cómo la cultura china, por esos tiempos trataba el tema de los sueños. Ellos mantenían que el alma se desprendía del cuerpo al dormir y visitaba esos mundos mágicos en los que todo era posible. Por este motivo siempre evitaban despertarse unos a otros de forma brusca.
  • En el antiguo islam se empezó a distinguir entre diferentes tipos de sueños e incluso diferentes partes dentro de cada sueño. Se les daba gran importancia.
  • En la Edad Media, los sueños eran considerados mensajes diabólicos, tentaciones malvadas que había que evitar.
  • En el siglo XVII, Thomas Brown publicó algunos estudios de los sueños que luego llegaron a formar parte del psicoanálisis.
  • En el siglo XVIII y principios del XIX, antes de que apareciera Sigmund Freud y modernizara por completo el estudio e interpretación de los sueños, no se les daba más explicación que una posible indigestión que los provocaba.

A grandes trazos (muy grandes trazos ;)) podemos decir que esta es una pequeña introducción a cómo la interpretación de los sueños ha llegado a lo que conocemos hoy en día.